jueves, 12 de noviembre de 2015

CONDUCTA: Economía de fichas.


Ante ciertos problemas que surgían en el día a día con mismas actividades que por mucho que se hiciesen rutina seguían persistiendo, opté hace unos meses por trabajarlos mediante la economía de fichas (conductas por puntos, premios por actividades....y no se cuántos nombres más he escuchado).

Para nosotros son los “TACHÁN” y los “CUAK-CUAK”.


Para realizar dicho panel hay que tener en cuenta varios aspectos:

-Elegir actividades que sean problemáticas y que no lo sean.

Evitaremos generar ansiedad ante dicho panel porque hay mezcladas actividades que le cuestan y que no.

-Motivación.

Siempre hay que motivarle, no tan solo en el premio, sino en cada actividad realizada. “Venga, que vamos a poner un tachán, que tú puedes!!”.
Si se pone en plan “no me da la gana” ahí ya... “uy, pues no iremos al teatro! Quieres ir? Pues venga a por el tachán!”

-Elegir el premio semanal que le encante, desee, en definitiva, que le produzca tantas ganas de conseguirlo para que pueda completar positivamente el panel.

-Actitud mía.

Como es muy inteligente y sabe cuáles son mis puntos débiles y cuáles no, intentar tener una actitud lineal. Esto es complicado pero está conseguido. Sólo bajo en nivel de exigencia en casos muy muy puntuales por otras circunstancias que hayan surgido.

-Puntos negativos (cuak-cuak)

Según la exigencia se pondrá el número de ellos.


Cada semana realizo uno distinto, con pictogramas de Arasaac. El que tengo esta semana es éste. El de la foto.

1-Vestir
2-Comer
3-Volver a vestir
4-Hacer los deberes
5-Cenar
6-Lavarse los dientes
7-Acostarse

A tener en cuenta:

Vestir: La ropa no tiene que molestarle sensorialmente, sino se consigue el efecto contrario. No puede llevarse un punto negativo por algo que no puede. (No sería trabajo de conducta y lo frustaría).

Comer y Cenar: Aquí sigo introduciendo alimentos, aunque bien he tenido que bajar un poco la exigencia. Alimentos que si han sido probados y también he descartado que le producen rechazo sensorial. Cantidades que sé que puede comerse. Eso si, si la bandeja no está vacía tiene un punto negativo.

Hacer los deberes: Ahora mismo puntúo bien si se sienta sin reproches, las realiza (aunque tenga algo de juego) y se levante tranquilo.

Lavarse los dientes: Aquí ya no hay problema, por eso la elegí, lo ve como un juego. Así tampoco le pido demasiado, eso si, le voy exigiendo que la limpieza vaya siendo más profunda.

Acostarse: Tampoco hay problema, la elegí para que terminara el día contento, con su último “TACHÁN” y nivel de ansiedad bajo.


El premio le “tira” muchísimo. Ir al teatro a ver El Libro de la Selva.
También puede ser ir al cine, al zoo, comprar un juguete que le encante (Tren Thomas o Playmobil)... etc.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada